300 por Lanzarote

Lanzarotelandia.com Como tal vez hayan observado quienes nos visitan con frecuencia, hemos estado un par de días sin actualizar la página. La razón es esto que tienen delante de ustedes. Un proyecto al que venimos dando vueltas desde hace mucho, y que por fin nos hemos decidido a intentar hacer realidad.
por

300-por-lanzarote_peqLanzarotelandia.com

Como tal vez hayan observado quienes nos visitan con frecuencia, hemos estado un par de días sin actualizar la página. La razón es lo que tienen delante de ustedes. Un proyecto al que venimos dando vueltas desde hace mucho, y que por fin nos hemos decidido a intentar hacer realidad.

Somos conscientes de que sacar esto precisamente ahora puede resultar un poco sospechoso. Diríase que hemos esperado a que echaran a los socialistas de las instituciones para montar nuestro peculiar chiringuito cañero. Nada más lejos.

Tampoco diremos que lo uno no tenga nada que ver con lo otro, porque sería mentir. Ciertamente, pensamos que con este pacto que se nos viene encima hemos tocado fondo en Lanzarote. Con la Operación Unión en plena efervescencia, dejándonos informaciones cada día a cual más vergonzosa, es inaceptable que dos grupos políticos pretendidamente serios, como Coalición Canaria y Partido Popular, se asocien con los dos peores cánceres que hemos tenido en esta isla. Los dos partidos políticos que, para más recochineo, llevan el nombre de Lanzarote entre sus siglas. PIL y PNL.

Los socialistas han sido también un cáncer a su manera, en gran medida responsables de las miserias que sufrimos hoy día, pero no hablamos de cosas similares. El PIL y el PNL son dos bandas, y no deberían volver a tocar un puesto de responsabilidad nunca más. Que lo hagan ahora es un insulto, una afrenta que supone todo un reto a nuestro tradicional pasotismo. ¿Vamos a quedarnos también impávidos frente a esto?

Los lanzaroteños asistimos estos días a una nueva dosis de apaleamiento a nuestro orgullo colectivo. Como antes del parón vacacional, los articulistas de otras islas y sus respectivos comentaristas vuelven a recrearse con lo mismo. Que si en Lanzarote somos todos una panda de corruptos, que si la culpa de lo que pasa en Lanzarote la tiene una población cómplice y adormecida, etc, etc… y lo peor de todo es que no les falta razón. Hemos sido una comunidad de individuos bastante negligente.

En Yaiza, sin ir más lejos, ¿hay alguno de los que votó a José Francisco Reyes las últimas elecciones (recordemos que tuvo más votos que nadie otra vez, rozando la mayoría absoluta) que no tuviera claro lo que este hombre hacía? Todos sabían que manejaba más perras de las que en teoría le permitía su sueldo de alcalde. Pero a los vecinos eso les daba igual, porque quien más y quien menos sacaba algún beneficio votando a Reyes. Lo mismo ha pasado en el resto de la isla.

Los políticos corruptos no son más que la punta de un iceberg bajo la cual nos encontramos todos.

Sinceramente, pensamos que hemos tocado fondo. Pero en lugar de empujar hacia arriba, nos estamos acomodando allá abajo. Pareciera que la cosa no fuera con nosotros. Y a lo mejor no va con nosotros todavía, pero irá. La podredumbre que no se afronta, acaba contaminándolo todo y más tarde o más tempreno acaba llegando incluso a los rincones aparentemente más atrincherados.

Con el objeto de luchar contra esa desidia y ese pasotismo frente a la podredumbre hemos ideado este proyecto. Tienen el vídeo, y la página con las reglas fundacionales y el formulario para aquellos interesados en formar parte del grupo.

Es ahora o nunca. Son demasiados años sin mover un músculo, pasando de todo. Demasiado tiempo dejando hacer, sin pedir cuentas a nuestros representantes y sin exigirles nada de forma coordinada y con sentido. Ya va siendo hora de despertar y de despertarles. Es hora de demostrar que Lanzarote nos importa algo. Es hora de entender que este pedazo de tierra en el que convivimos necesita que nos preocupemos y nos impliquemos.

Necesitamos 300, no más. 300 lanzaroteños con ganas e ilusión que se encarguen de encender la mecha y de propagar la buena nueva: Lanzarote ya está harta de tener vergüenza de sí misma.

¿Qué te parece el artículo?

[starratingmulti id=6 tpl=43]