Educación para la salud

Leo que medio millón de niños británicos de unos 15 años son obesos, es decir, están un 20 por ciento por encima de su peso ideal. A primera vista no es una buena noticia, salvo si nos fijamos en las reacciones que provoca.
por

Leo que medio millón de niños británicos de unos 15 años son obesos, es decir, están un 20 por ciento por encima de su peso ideal. A primera vista no es una buena noticia, salvo si nos fijamos en las reacciones que provoca. En primer lugar, alerta a la comunidad sanitaria de que un asesino silencioso está poniendo en riesgo a una parte numerosa de la población. Hablamos del colesterol, la diabetes o cualquier enfermedad cardiovascular derivada de una mala alimentación y el sedentarismo. En segundo lugar, las autoridades gubernamentales quieren actuar sobre una realidad que pone en riesgo la salud de las futuras generaciones  a unas edades muy tempranas. Para ello es necesario que la población reaccione ante la mala educación nutricional que poseen. Si tenemos en cuenta que la obesidad es una enfermedad que también sufren animales en cautividad y con alimento cerca, ¿podemos decir que nuestros niños viven cada vez más encapsulados y que esta circunstancia está alterando sus hábitos alimenticios? En parte, podría haber una causa efecto en esta cuestión por culpa de la sobrealimentación, pero también se dan casos de niños con ansiedad y muy estresados que encuentran alivio en la comida, o a la inversa, niños deprimidos a los que se les quita el apetito. De hecho, se calcula que el 90 por ciento de los niños pasa una etapa de mal comedor. Aunque, hay casos de niños obesos por culpa de diversas enfermedades,  la mayoría de las veces se habla de un problema relacionado con los hábitos sociales y  la cultura familiar. Por lo tanto, si la nutrición es  al mismo tiempo resultado y factor del desarrollo social podemos decir que estamos en crisis: se está perdiendo la costumbre de cocinar, de comer en familia o de usar productos frescos. Afortunadamente, aunque sea a partir de datos negativos, existe una corriente que conoce lo transcendente que es la nutrición para garantizar un futuro saludable, pero también porque  a través de ella se puede planificar nuevas formas de desarrollo social. El interés por la salud comienza poco a poco a superponerse al concepto de belleza o aún mejor, comienza a relacionarse el concepto de belleza con el de salud.