Deja sin ejecutar 93 millones de euros

Casi 100 millones menos para Lanzarote

Las cifras deja nuestra isla en la que menos dinero en inversiones recibió los dos últimos años, tanto en términos absolutos como relativos.
por

A falta de respuesta oficial por parte de las fuerzas políticas aludidas (PP-CC), el informe que puso el PSOE ayer sobre la mesa es de los que pone los pelos de punta.

Escuelas, auditorio, centros de salud, institutos… y un largo etcétera de infraestructuras no ejecutadas que, sin embargo, se encuentran en el listado de obras a realizar en los nuevos presupuestos del 2010, que ya denunciáramos como raquítico y claramente discriminatorio para con Lanzarote. Es decir, que todo ese dinero presupuestado en años anteriores y que no se llegó a ejecutar no va a recuperarse nunca, lo que convierte a Lanzarote en la isla que menos inversión ha recibido por habitante, superando incluso a Tenerife y Gran Canaria (que por contar con mucha más población normalmente aparecen con cifras más bajas en este aspecto).

[quote]

El nivel de desprecio que demuestra el Gobierno canario hacia nuestra isla se muestra así con diáfana claridad y total transparencia. Diríase que pretenden reunir el dinero para pagar el desfalco de Tebeto ( justo 100 millones de euros debe ingresar el Gobierno Canario en las cuentas de Bittini), a costa de nosotros.

Nos preguntamos si es eso lo que ha de significar el nacionalismo canario para Lanzarote, un nacionalismo que sistemáticamente barre para las islas capitalinas, dejando a las periféricas los despojos y las migajas. Mientras modernos tranvías recorren sus ciudades, grandiosos teatros y auditorios acogen celebridades y lujosos parques adornan cada uno de sus pueblos, nosotros hemos de resignarnos a ver cómo la brecha entre ellos y nosotros sigue aumentando.

Así las cosas, no podemos evitar preguntarnos qué pasaría si el Cabildo de Lanzarote, junto con el de Fuerteventura, promovieran seriamente la creación de una tercera provincia canaria formada por las dos islas orientales. Por lo menos les meteríamos el miedo en el cuerpo y conseguiríamos que nos trataran un poco más en serio.