Fernando Marcet Manrique

Mi biografía en clave activista para presentar candidatura al Consejo Ciudadano de Podemos en Arrecife.
por

Un poco sobre mí: Estudios, trabajo, aficiones

Nací en Las Palmas un par de meses antes de que muriera Franco, por saber como era aquello de vivir en dictadura. No me enteré demasiado, como es obvio, pero algunas cositas fui pillando. Brazo alzado en el campamento de la O.J.E., padrenuestro en el colegio, reverencia y pánico a la autoridad competente… retazos de un mundo que se negaba a irse del todo, mientras otro nuevo se apresuraba a cubrir un hueco todavía no vacío, como un diente que sale demasiado pronto.

Cuando tenía 8 mis padres se vinieron a Lanzarote, y yo con ellos, así que ya son más de 30 años en esta Isla que pronto hice mía. Mis estudios no fueron buenos, pero me dio para llegar a la universidad. En La Laguna hice Filosofía tres años, aunque la filosofía que estudié y aprendí, que fue mucha, no la impartían en la facultad, así que por supuesto no me valió para licenciarme.

1507065_10205163195582499_902296138024339439_nMientras tanto escribía, gané algunos premios literarios en Lanzarote que por un tiempo me hicieron creer que había encontrado lo mío. Incluso escribí una novela, gracias al apoyo de mis padres. Pero fue un espejismo, y seguí buscando. Aprendí a tocar un poco la guitarra y desarrollé algo lo que ya sabía de piano, suficiente al menos para dar un concierto en Arrecife. Eso fue todo, no toqué más. Seguí buscando.

Estudié Ingeniería Forestal en Huelva. Hice Imagen y Sonido en Las Palmas. Trabajé en la tele algunos años, trabajé en los ayuntamientos de Arrecife y San Bartolomé otros pocos.. y todo ello me sirvió para familiarizarme con el mundo del politiqueo, las redes clientelares, los favores, los apretones de manos, las entrevistas, las metamorfosis de delante a detrás de las cámaras. Un teatro poco edificante, a la par que desagradable.

Luego conocí a Leti, mi mujer, imprescindible para explicar la faceta activista que vino luego. Los dos nos retroalimentamos mutuamente, nos motivamos, nos corregimos y nos damos fuerzas para denunciar y luchar contra lo que haga falta.

Mi curriculum activista

Lo cierto es que durante la mayor parte de mi vida juvenil y adulta fui una persona bastante despolitizada. No era solo que no votara (voté por primera vez a los 28 años, a Alternativa Ciudadana), es que no quería saber nada de políticos, partidos ni activismo de ningún tipo. Pero en el 2006 se me presentó la oportunidad de escribir artículos de opinión sobre actualidad lanzaroteña. Ahí empezó todo. Ahí empecé a empaparme de corruptelas, hechos y deshechos. Ahí empezó a crecer el indignado que llevaba dentro, con cucharadas de información. Hasta que llegó un momento en que me resultaba intolerable saber todo aquello y no hacer nada más que publicar artículos de opinión.

imagesEn el 2008 convoqué mi primera manifestación en Lanzarote. Fue de forma anónima, a través de una lista de correos que había ido acumulando con el tiempo (eran unos 500). El detonante fue la carestía de la cesta de la compra. Los marciales y supersoles hacían de las suyas, campando a sus anchas, protegidos por una ley de comercio hecha a su medida por el Gobierno de Canarias. La convocatoria anónima se propagó como la pólvora, llegando hasta los medios de comunicación locales. Fue entonces cuando le expliqué a mi mujer, Leti, la que había montado. No solo me apoyó, sino que asumió el papel (que yo no quería porque me daba pánico y porque no me sentía en absoluto capaz de hablar en público), de poner rostro y voz a aquel movimiento recién nacido. Hubo tres manifestaciones, decenas de miles de firmas recogidas, mucho ruido en los medios locales y regionales… al final la ley de comercio fue retirada, llegó Lidl y los precios bajaron algo. No era otro el objetivo, que la gente pudiera llenar la nevera sin ser atracada por el camino. Sería muy arrogante afirmar que esto último sucedió gracias a nosotros, a lo mejor habría pasado de todos modos, pero nos gusta creer que en algo contribuimos. Especialmente las manifestaciones fueron momentos importantes, porque desde el 2001 no se conocía una manifestación en Lanzarote y muchos empezaban a pensar que ya la gente era incapaz de salir a la calle por nada en esta isla.

Un poco antes de aquello fundé un partido político, junto a otras personas que colaborábamos online y teníamos en común la lucha por la implantación de una democracia directa parecida a la existente en Suiza. De hecho el único objetivo de ese partido nuestro era implantar en la constitución las bases de una democracia directa en condiciones, Iniciativa Legislativa Popular + Referendum Vinculante. Al partido le llamamos Evolución Democrática. En realidad fue más un experimento que otra cosa y ni nos molestamos en promocionarlo demasiado.

Luego colaboré puntualmente con elagitador.com, creando las “Noticias Agitadas” a partir de guiones que me facilitaban.

Y por fin desarrollé el que ha venido siendo mi gran proyecto activista los últimos años: la web lanzarotelandia.com, desde la que he venido denunciando desmanes locales y publicando con absoluta libertad todo tipo de cuestiones. Con tanta libertad, que se me llegó a imputar un delito de revelación de secretos por publicar el sumario de la Operación Unión, uno de los casos de corrupción más grandes de la historia de Canarias. Me parecía importante que la gente conociera todas aquellas conversaciones que reflejaban una cultura política sumamente dañina y firmemente arraigada en Lanzarote. Finalmente se archivó la causa contra mí y ni siquiera llegó a haber vista oral. El denunciante, un presunto delincuente confeso (a pesar de su confesión todavía no ha sido condenado, al menos mientras escribo esto), recurrió el archivo, incluyendo además un artículo escrito por mí posteriormente en el que analizaba la situación de corrupción y censura mediática existente en Lanzarote, pero volvió a perder el juicio ante la Audiencia Provincial y el caso es ya irrecurrible: Triunfó la libertad de prensa, perdió la casta conejera.

Después vino el 15M, donde participé activamente desde el principio tanto a nivel local como estatal. Mi contribución en este movimiento fue sobre todo a través del diseño gráfico, redes sociales, campañas virales y demás, llegando a usarse el cartel que diseñé para la manifestación del 19 de Junio (la posterior al 15m, que afianzó el movimiento) de forma conjunta por todos los territorios del Estado, aunque a mí lo que más ilusión me hizo fue verlo convertido en póster por Vergara en las páginas centrales de El Jueves.

En cuanto a campañas virales en redes sociales y viñetas incendiarias, mi centro de operaciones, aparte de lanzarotelandia, es otra página de facebook que creé precisamente para esto: Ratones que votan a gatos. Desde ahí he publicado viñetas que años después siguen compartiéndose en muros y páginas, sin que la gente tenga idea de su origen (porque, entre otras cosas, nunca las firmo). A continuación pongo algunas de las más difundidas.

También he colaborado en la lucha contra las prospecciones creando algún evento anónimo, viñetas, artículos, cartelería… en definitiva, haciendo un poco lo de siempre: difundir, informar y agitar conciencias…

Por qué deseo formar parte del Consejo Ciudadano de Podemos en Arrecife

Considero que estamos ante una oportunidad histórica. Una oportunidad histórica para acabar de una vez por todas con esa cultura del clientelismo y la corrupción que tanto daño nos ha hecho. Por eso, aunque en un principio fuera muy reacio a meterme en el barrizal de la confrontación política, creo que es el momento de olvidarse de uno mismo y dar un paso adelante. Considero que los conocimientos y experiencia acumulada a lo largo de estos años en cuanto a difusión viral y activismo político-social, me hacen ser una persona que puede ser útil. Y por eso estoy aquí, porque creo que tengo cosas que aportar y porque siento la íntima necesidad de que esto funcione y algo cambie por fin. Por mí, por mis hijos, por las generaciones presentes y las futuras… es demasiado lo que hay en juego como para limitarse a mirar y ver qué pasa. Al menos así lo veo yo. Escribió Dante en su Divina Comedia que los lugares más oscuros del infierno están reservados para quienes en épocas de crisis moral se mantienen neutrales. Yo no se si será para tanto, pero desde luego tengo muy claro que si como sociedad e incluso como especie, estamos donde estamos, al borde del colapso, no es tanto por los “individuos malos”, como por esa inmensa mayoría de neutrales que se niegan a pronunciarse, maniatados por el miedo egoísta a perder consideración social, amistades, trabajo… etc. Considero que no es momento de ser tibio, cobarde, egoísta o tímido, si no de dar un paso al frente y confrontar ideas honestamente y con coraje, para entre todos salir de la situación en la que nos encontramos.