Miguel Ángel de León Llegan Los Dolores (de cabeza) y otras romerías y, de repente y como por ensalmo, se produce el milagro: el fervor religioso que curas, obispos y monaguillos –si los hubiera o hubiese todavía- no ven por ningún lado durante el resto del año resulta que lo ven por todas partes, renacido como por ensalmo, periodistas trocados en “perioloristas” poco amantes de la verdad y convencidos de que, como decía el gran Lope de Vega, hay que darle al vulgo lo que el vulgo pide (un millón de moscas revoloteando alrededor de la insufrible Mercedes Milá no pueden estar equivocadas; las mayorías mandan, aunque sean ágrafas).


gal8-5
Miguel Ángel de León

Llegan Los Dolores (de cabeza) y otras romerías y, de repente y como por ensalmo, se produce el milagro: el fervor religioso que curas, obispos y monaguillos –si los hubiera o hubiese todavía- no ven por ningún lado durante el resto del año resulta que lo ven por todas partes, renacido como por ensalmo, periodistas trocados en “perioloristas” poco amantes de la verdad y convencidos de que, como decía el gran Lope de Vega, hay que darle al vulgo lo que el vulgo pide (un millón de moscas revoloteando alrededor de la insufrible Mercedes Milá no pueden estar equivocadas; las mayorías mandan, aunque sean ágrafas). Tómatelo con filosofía y humor, porque tampoco es chiste chico ni manco eso de leer al día siguiente de la romería que a Mancha Blanca acudieron 50.000 fieles y devotos (del ron), según un periódico, o sólo 30.000, según otro. Ambos diarios hablan de la misma romería, así que cabe preguntarse dónde se quedan siempre esos 20.000 feligreses (ejem…) que se pierden por el camino. ¿En el limbo? ¿En el Monumento al Campesino?

¿Seguro que lo que llaman fervor religioso no es, en puridad y con objetividad elemental, hervor etílico? Se lo pregunta uno que bebe como el que más, así que no tengo nada contra el bebedor, sino contra el que intenta contarme cuentos con mis cuartos, sea político o periodista.

Cuando a doña Sebastiana Perera (Chana para los amigos y demás personas piadosas) se le ocurrió sacarse de la manga (la misma manga de la que sacaba chocolatadas y cruceros turísticos que todavía estamos pagando incluso los que nunca nos embarcamos en aquel Titanic tolete) la ya oficializada Romería de Los Dolores, aquí rebautizamos al momento su ocurrencia como “ron-mería” o “ronería”, nombretes que ahora ya repiten hasta los más fieles romeros o “roneros”. Estos últimos, sobre todo, tienen muy mal y escaso sentido del humor, como es triste fama, y entienden que aplicar ese sobrenombre es una falta de respeto a la Virgen y a la sacrosanta tradición. No caen en la cuenta de que quienes faltan al respeto a todo eso son ellos mismos, los de los carritos robados a los supermercados y cubata en la mano durante todo el recorrido. Nunca pensé por aquel entonces (estertores de la década de los 80 del siglo pasado) que ambos neologismos que me acababa de inventar fueran o fuesen a tener tanta aceptación, no tanto por la originalidad del autor como por ser fiel reflejo de lo que finalmente acabó convirtiéndose o trocándose esa Romería, a la que también hemos calificado aquí como carnaval de verano, visto lo visto. Pura novelería a la que le sacan rédito electoral los actores –nunca mejor dicho- de la política insular, con la ayuda, ya no sé si consciente o inconsciente, de determinada prensa que hace de mera caja de resonancia del poder institucional o empresarial.

Los Evangelios dicen que Jesús (Cristo, no Machín) no sólo no era idólatra sino que combatió a quienes lo eran. Otras religiones tienen prohibido a su vez las imágenes de sus dioses o profetas. Un detalle de buen gusto, para mi gusto. Y más en esta sociedad actual, tendente a convertir en iconos de la moda o figuras mediáticas a auténticos mediocres del cine, la televisión, el chismorreo rosa y por ahí seguido.

¿Qué pintan consejeras regionales, presidentas cabildicias, alcaldes y concejales merodeando todo el rato por el trono y robándole plano a la teórica protagonista principal de esa romería mariana? Ahí algunos se están pasando de listos. Y son los mismos que nos tienen a los demás por tontos… (de-leon@ya.com).

¿Qué te parece el artículo?

[starratingmulti id=6 tpl=43]

Comenta desde Facebook

¿Cuál Es Tu Reacción?

Me Cabrea Me Cabrea
0
Me Cabrea
Precioso Precioso
0
Precioso
Desastre Desastre
0
Desastre
Frikada Frikada
0
Frikada
Me Parto Me Parto
0
Me Parto
Me Flipa Me Flipa
0
Me Flipa
¡Hala! ¡Hala!
0
¡Hala!
AUM AUM
0
AUM
EQE EQE
0
EQE

Comentarios 3

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. La verdad es que yo estuve por allí, pero si veneré a alguien o algo fueron las copas que me eché, igual que muchos de los que fueron conmigo y yo vi por allí, así que me hace mucha gracia ese titular de La Voz: Más de 30.000 romeros veneraron a la virgen.

  2. Romerías de este tipo las hay a lo largo y ancho del territorio nacional. Y muchos de los que acuden no tienen ningún interés en venerar a la virgen o el santo/a que toque. Esto no es nuevo. Como tampoco es nuevo que lo peor que tienen estas bacanales de religión mezclada con ron, vino o cerveza, es que son fechas en las que los más pequeños participan de la peregrinación de los mayores, de manera que pueden observar cuál es el comportamiento de los adultos en días festivos: pegarse la borrachera del año. Lo que no deja de ser un ejemplo que luego deslegitima los lamentos por las gamberradas de la adolescencia y tiran por tierra las leyes antibotellón.
    De cualquier manera, las tradiciones bien está conservarlas para quien quiera llevarlas a cabo con la excusa de lo antológico y típico del lugar. Luego lo que toca es saber distinguir las intenciones de los políticos y elites poltroneras que por allí se exhiben con intenciones que no se sabe si son desinteresadas (JAJAJA).
    Yo por mi parte, como soy atea, no pinto nada venerando a la virgen, qué quieren que les diga.

  3. Ronmero, se agradece tu sinceridad. La impostura es menos hipócrita cuando uno mismo reconoce que si se viste de carnaval es porque va al carnaval. Lo que no tiene ni nombre es intentar pasar por una cosa lo que es otra muy distinta. Ya va estando bien de tanto maquillaje político o periodístico. Al pan, pan; al vino, vino; y al ron, ron…

    Evi, tienes toda la razón del mundo y parte del extranjero en esa observación en la que nunca reparan los que no quieren ver lo obvio: “Lo peor que tienen estas bacanales de religión mezclada con ron, vino o cerveza, es que son fechas en las que los más pequeños (…) pueden observar cuál es el comportamiento de los adultos en días festivos: pegarse la borrachera del año”. Y se nos pide a los descreídos de este carnaval un respeto casi religioso. Que tú seas atea o creyente, Evi, ya es otro cantar. Yo soy agnóstico de toda la vida de Dios. Y esceéptico… sobre todo ante las urnas. Tiene que haber gente para todo, como dijo el otro.

Elige un Formato
Test de Personalidad
Test relacionado con Lanzarote
Preguntas sobre Lanzarote
¿Cuánto sabes sobre Lanzarote?
Encuesta
Encuestas y votaciones sobre temas de Lanzarote
Artículo
Artículo de opinión o denuncia
Ranking Abierto
Rankings sobre Lanzarote
Meme
Crea tu propio meme con una imagen que subas y el texto que quieras
Vídeo
YouTube, Vimeo o Vine
Audio
Soundcloud o Mixcloud
Imagen
Foto o Viñeta
Gif
formato GIF