Lanzarote, ¿hemos tocado fondo?

Ya va siendo hora de que dejemos de lamentarnos de nosotros mismos y de decirnos los unos a los otros lo chorizos y corruptos que somos. Es hora de hacer una buena limpia, de dar un paso adelante. Si queremos y nos lo proponemos en muy poco tiempo Lanzarote puede ser una isla tan conocida por sus paisajes como por la honradez de sus gentes.


Una vez pasadas algunas horas y asimilado mejor el reportaje de La Sexta, los sentimientos son encontrados. Por un lado la satisfacción de ver salir a la luz esa porquería que algunos llevamos años intentando dar a conocer, sin demasiado éxito. La alegría de contemplar cómo los chorizos, hasta hoy impunes, salen al menos retratados y evidenciados delante de todos.

Ese es el aspecto positivo del asunto. Pero por otro lado… ¿Cómo no sentir vergüenza cuando te dicen que tu Isla es estudiada en universidades como ejemplo de corrupción política y urbanística, con más imputados por habitante que ningún otro sitio? ¿Cómo no acongojarte cuando el lugar en el que vives es retratado como una especie de Sicilia del Atlántico, con un gran capo intocable e inabordable controlando medios de comunicación y sobornando a políticos para que beban de su mano? ¿Cómo no indignarte cuando la tierra que tanto aprecias, tu tierra, es pintada como un sitio podrido, gobernado por chorizos con la complicidad de miles de ciudadanos casi tan chorizos como ellos?

Estoy seguro que a ustedes les debe pasar igual que a mí. Y me refiero a ustedes los honestos, los que nunca han comprado políticos para obtener licencias, los que nunca votaron a chorizos y si lo hicieron fue porque les engañaron una vez, nunca más. Me refiero a ustedes los conscientes de todo lo que la corrupción nos ha arrebatado. Ustedes, como yo, habrán sentido esa mezcla de alegría y tristeza… y seguramente, como yo, después de reirse de los golfos, alegrarse de sus huidas, sus evasivas, sus trompicones… habrán pensado.. ¿cómo es posible que hayamos llegado a esto? ¿hasta cuándo? ¿hemos tocado fondo?

Yo al menos así lo he hecho. Y la conclusión a la que he llegado es que sí. Que hemos tocado fondo. Ya va siendo hora de que dejemos de lamentarnos de nosotros mismos y de decirnos los unos a los otros lo chorizos y corruptos que somos. Es hora de hacer una buena limpia, de dar un paso adelante. Si queremos y nos lo proponemos en muy poco tiempo Lanzarote puede ser una isla tan conocida por sus paisajes como por la honradez de sus gentes. En mucho menos tiempo del que hemos tardado en salir en un programa de la sexta como ejemplo de lugar corrupto, podemos volver a salir en otro reportaje como ejemplo de gestión honesta. Entre Dimas y César, parece que Dimas ganó la partida. Desde luego, la herencia del político corrupto es la que ha predominado a nivel institucional, calando también entre buena parte de la población. Pero no tiene por qué ser así por siempre.

Nos podemos sacudir a los indeseables, que son mucho menos de lo que parecen, si queremos. Todo es ponerse. En cualquier ámbito podemos hacer mucho. No se trata solo de entrar en política, que también. Se trata de dejar de tolerar determinadas conductas, de dejar de reirles las gracias, de ser cómplices pasivos. Por supuesto, se trata de dejar de votar a los de siempre, pero no solo eso. Ser la isla más abstencionista del archipiélago no nos ha servido de gran cosa, a la vista de los resultados.

Tenemos un buen ejemplo de lo rápido que pueden cambiar las cosas en un asunto tan próximo como el del petróleo. Hace un par de años, la división entre la población respecto a las prospecciones era muchísimo mayor que hoy día. ¿Que pasó en tan poco tiempo? Pasó que con el trabajo no de muchos se consiguió divulgar una información que acabó calando entre la mayoría. Con la corrupción puede ocurrir igual. Durante demasiado tiempo la corrupción política y urbanística ha sido tolerada en Lanzarote como algo normal e inevitable. Pero esa percepción puede cambiar rápidamente si nos topamos con un solo ejemplo que nos permita albergar la esperanza de que las cosas pueden funcionar de forma diferente. Como digo, todo es ponerse. Esto es como quien se propone hacer dieta e ir al gimnasio… al principio parece demasiado duro, demasiado difícil. Pero con voluntad y esfuerzo las cosas acaban saliendo. Todo es ponerse.

Comenta desde Facebook

¿Cuál Es Tu Reacción?

Me Cabrea Me Cabrea
0
Me Cabrea
Precioso Precioso
0
Precioso
Desastre Desastre
0
Desastre
Frikada Frikada
0
Frikada
Me Parto Me Parto
0
Me Parto
Me Flipa Me Flipa
0
Me Flipa
¡Hala! ¡Hala!
0
¡Hala!
AUM AUM
0
AUM
EQE EQE
0
EQE

Comentarios 1

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Sí, Lanzarotelandia, todo es ponerse, “con voluntad y esfuerzo las cosas acaban saliendo”. Por eso, conviene no olvidar que para colocar estos asuntos en la “agenda mediática”, ha sido necesario el esfuerzo callado de cientos de personas (entre ellos, Lanzarotelandia), que son tan conejeros como los doscientos imputados. En Lanzarote hay muchos ejemplos de lo peor de las islas, pero también hay, y son más, de lo mejor de las islas. Y como todo es ponerse, hay que seguir currando …

Lanzarote, ¿hemos tocado fondo?

Elige un Formato
Test de Personalidad
Test relacionado con Lanzarote
Preguntas sobre Lanzarote
¿Cuánto sabes sobre Lanzarote?
Encuesta
Encuestas y votaciones sobre temas de Lanzarote
Artículo
Artículo de opinión o denuncia
Ranking Abierto
Rankings sobre Lanzarote
Meme
Crea tu propio meme con una imagen que subas y el texto que quieras
Vídeo
YouTube, Vimeo o Vine
Audio
Soundcloud o Mixcloud
Imagen
Foto o Viñeta
Gif
formato GIF