Mientras organismos financieros y patronal piden "mayor moderación salarial"

Canarias tiene los sueldos más bajos de todo el Estado

Los isleños cobran 3.585 euros menos al año que la media española según la encuesta de estructura salarial del INE. El informe confirma también la brecha salarial entre hombres y mujeres.
por

Tomás J. López, Arrecife de Lanzarote

Canarias es la autonomía del Estado español con los sueldos más bajos, si nada ha cambiado para mejor desde 2009, año en que se llevó a cabo la encuesta de estructura salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE) que se ha conocido en el día de ayer.

En el lado opuesto de la tabla salarial se encuentra el País Vasco, con un sueldo medio de 26.162 euros anuales, que contrasta con los 18.926 euros al año que cobraba en 2009 cada canario de media. Acompañan a Euskadi, en la parte alta, la Comunidad de Madrid (25.860 euros) y Cataluña (23.851 euros). Canarias va seguida, en el lado opuesto por Extremadura (19.099 euros) y Galicia (19.806).

Por su parte, la ganancia media en el conjunto del Estado fue de 22.511 euros. Esto no significa que el sueldo más habitual de un ciudadano del Estado español sea similar a dicha media ya que esta está “inflada”, debido a que los trabajadores que cobran por encima de la media son pocos pero con remuneraciones muy generosas. El sueldo más habitual entre los españoles en el año en que se elaboró la encuesta era de 15.500 euros al año.

La encuesta revela también  que se mantiene -agravándose incluso en una décima respecto a los datos del año anterior- una brecha salarial entre hombres y mujeres, ya que el sueldo medio entre los varones fue de 25.001 euros y de 19.502 euros para las mujeres, lo que les supone un 22% menos de ganancia que los trabajadores de sexo masculino. El dato se agudiza si tenemos en cuenta la cantidad de mujeres que perciben un salario igual o inferior al Salario Mínimo Interprofesional -fijado en 641 euros mensules-, el 15,2% de las féminas, frente al 5,6% de los hombres.

La baja remuneración de los canarios se podría explicar en buena parte debido al modelo productivo del Archipiélago, teniendo en cuenta que, por sectores, es la hostelería, con un sueldo medio de 13.996 euros, la que más bajo gratifica a sus empleados.

Sueldos a la baja a la espera de más recortes

Según esta encuesta, los salarios subieron en 2009 respecto al año anterior en un 2,9%, aunque según los datos que publica trimestralmente el INE sobre costes salariales sería este el último año de ascenso salarial en España. En 2010, por contra, el coste salarial bajó por primera vez desde que hace diez años se iniciase el registro del gasto medio por cada trabajador, debido a la expulsión de gran cantidad de trabajadores temporales del mercado laboral, los recortes en los sueldos de los empleados públicos y el paso del efecto de las indemnizaciones.

A pesar de la pérdida de poder adquisitivo registrada en el último año instituciones como el Banco de España o el Fondo Monetario Internacional (FMI) así como a los representantes de la patronal han  pedido lo que ellos llaman “mayor moderación salarial“, así como vincular sueldos a productividad.

Otro asunto que podría hacer disminuir el poder adquisitivo de los trabajadores es la aprobación de un nuevo marco de negociación colectiva, que ayer era convalidado en el Congreso de los Diputados. Según este nuevo decreto tramitado como proyecto de ley, los empresarios podrán desvincularse de lo que establezcan los convenios sectoriales respecto a las retribuciones cuando las dificultades de la empresa “afecten a las posibilidades de mantenimiento del empleo”. Además, en el nuevo marco el convenio de empresa se impone al provincial y podrá modificarlo a la baja en cuestiones básicas como el salario, la jornada, la clasificación profesional, las formas de contratación y las medidas de conciliación.

Con todo, el FMI pedía el pasado martes a España reformas “más valientes” en la línea del abaratamiento del despido, la primacía de los empresarios para pactar con sus trabajadores salarios al margen de convenios territoriales y sectoriales o la vinculación de los sueldos a la productividad.