Altercado en las inmediaciones de la Calle Real

Un Policía Nacional de paisano saca su pistola ante unos manifestantes en pleno centro de Arrecife

Se enzarzó en una trifulca con un grupo de saharauis concentrados en la Calle Real y acabó sacando un arma con la que, según testigos, apuntó a los congregados. La delegación del Gobierno asegura que estaba "cumpliendo sus funciones".
por

*En la fotografía principal, momento del incidente en el que participó el agente, con gafas y gorra.

Tomás J. López, Arrecife de Lanzarote

En torno a las 20.20 horas este viernes se hallaban concentrados, en las inmediaciones del antiguo Cabildo de Lanzarote, en la Calle Real, representantes del colectivo saharaui en la isla, y muy cerca, una asamblea del movimiento Democracia Real Ya – Lanzarote, además de los transeúntes que a esa hora suelen permanecer en la céntrica calle capitalina.

Según testigos presenciales consultados por Lanzarotelandia en un determinado momento, miembros del colectivo saharaui  advirtieron la presencia de un individuo de complexión gruesa, pelo negro y tez blanca que realizaba fotografías de primeros planos a los manifestantes. Según relatan personas cercanas a la causa saharaui ese mismo individuo habría asistido a diferentes concentraciones pro-saharauis en los últimos meses, por lo que, sospechaban en principio, pudiese utilizar las instantáneas para informar sobre la actividad de los saharauis en la isla, con el peligro que ello podría suponer para sus familiares en el territorio ocupado por Marruecos.

Por esa razón, según relatan, uno de los activistas pro-saharauis decidió fotografiar al individuo, ante lo cual este último reaccionó de manera inesperada intentando arrebatar la cámara, por lo que se inició un forcejeo. Finalmente, el individuo, de acento español peninsular, aseguró que era Policía Nacional señalando a las personas congregadas con un arma reglamentaria.

Varias personas aseguran haber sido testigos de este incidente, sin precedentes en la capital de isla, afirmando que se vivieron situaciones de miedo e incredulidad ante la presencia del arma en una calle tan concurrida y frente a una manifestación en la que había presentes mayores, mujeres y niños.

El supuesto agente, de paisano, iba acompañado de una mujer y ambos terminaron por entrar en la Cafetería Guernica, en la calle Ginés de Castro de la capital. Al rato, miembros de la policía Local de Arrecife se presenciaron en el establecimiento y escoltaron en su salida a los supuestos agentes de la Policía Nacional -quien desempuñó el arma y su compañera, ambos en la foto de la derecha acompañados por policías locales-.

“En el ejercicio de sus funciones”, según la Delegación del Gobierno

Consultado por este medio, el Director Insular de la Administración General del Estado, Orlando Suárez, confirma que se trataría de un agente de la Policía Nacional de paisano y que efectivamente habría mostrado su arma a los presentes, pero que este hecho se habría producido después de que se hubiese identificado como agente “y le hubiesen seguido increpando”.

El director insular asegura que el hecho fue motivado por la actitud de los concentrados que le increparon y aunque especifica “no ser especialista en el asunto”, confirma que el agente cumplía con su trabajo y que habría mostrado el arma “por encontrarse acorralado”. Según el delegado del Gobierno, el agente habría recibido una patada y le habrían tirado de su ropa, aunque desconoce si existe parte de lesiones o denuncia al respecto.