Anonymous llega a Lanzarote

“Vamos a por las personas que usan su posición, riqueza, amistades y poder para hacer daño a los demás”

Los autoproclamados "anonymous" de Lanzarote responden un formulario de preguntas que les hicimos llegar vía e-mail.
por

Fernando Marcet Manrique, La Asomada.

Ayer por la tarde una dirección comenzó a circular por las redes sociales: anonymouslanzarote.co.cc

Se trata de una web sencilla, diseñada sobre hosting y dominio gratuitos, que evoca el estilo y la parafernalia propia del grupo anonymous. En su única página, a modo de panfleto, amenaza sin tapujos a los empresarios que “explotan a sus trabajadores”, concretando incluso acciones, “entraremos en sus ordenadores, colapsaremos sus sistemas”.

Como quiera que la web ofrece un enlace a un correo electrónico, lo hemos empleado para hacerles llegar un pequeño formulario de preguntas, al que han tenido a bien responder. Aunque alguna de las respuestas invita a seguir preguntando, este formato no permite más. Esperamos tener una conversación más fluida con ellos en no demasiado tiempo.

P. ¿Son realmente anonymous o se trata de un chaval con tiempo libre y conocimientos informáticos mínimos?

[quote]

Por definición, anonymous puede ser cualquiera. No hace falta inscribirse en ningún sitio, ni pedir permiso a nadie para ser “uno de ellos”. Anonymous no es una secta ni una logia, es un estado de ánimo. Si estás de acuerdo con que el sistema está corrupto y piensas que las vías pacíficas no son suficiente para cambiar las cosas, eres anonymous. Si tienes ganas de luchar por lo que crees que es justo, aunque ello suponga cometer ilegalidades (porque sabes que las leyes las hacen personas que no representan a nadie más que a sus propios partidos e intereses), entonces eres anonymous. Si el protagonismo te da igual, y sólo te importa que las cosas mejoren, eres anonymous. Pero respondiendo a la pregunta: No somos “un chaval con tiempo libre y conocimientos informáticos mínimos”. Somos unos cuantos, algunos tienen conocimientos de informática y otros no tanto, ya sabremos aprovechar los puntos fuertes de cada cual para hacer cumplir los objetivos.

P. En su manifiesto parece que sólo van a por los empresarios. ¿Tienen ellos la culpa de todo?

Entre nosotros también hay empresarios. Pero son empresarios honestos, que pagan a sus empleados salarios justos y respetan las jornadas laborales de 40 horas semanales. Así que no es verdad que vayamos a por los empresarios. Vamos a por las personas que usan su posición, riqueza, amistades y poder para hacer daño a los demás. Esos no son empresarios, son delincuentes. Y a los delincuentes, en cualquier comunidad, se les detiene para que dejen de delinquir. Al menos eso. Aquí sin embargo se les deja seguir vulnerando derechos como si no pasara nada, a la vista de todo el mundo, con la complicidad de todos, incluso de los propios trabajadores.

P. ¿No consideran que el uso de la violencia, aunque sea ciberviolencia, les deslegitima y les hará ganar antipatías? ¿Se piensan tomar la justicia por su mano? ¿Y si se equivocan y hacen daño a alguien que no lo merece? ¿Quién va a decidir si alguien debe ser atacado o no? ¿Cómo piensan funcionar y tomar decisiones?

Lo de caer simpáticos no nos preocupa demasiado. Pero pensamos que la gente espera que otros hagan el trabajo sucio, y seguramente estarán de acuerdo con nosotros. Al menos en general. De todos modos, tampoco hay que exagerar las cosas. No vamos a poner bombas ni a secuestrar gente, ni vamos a robar (sí haremos que dejen de ganar, que es diferente). La mayoría de nuestras acciones no serán ilegales. Aunque algunas sí lo serán. Iremos a por los casos flagrantes, en los que hay amplio consenso entre nosotros. Por si no se han dado cuenta, ahí fuera hay personas sufriendo como animales todos los días, sin apenas tiempo para ver a sus hijos, todo por satisfacer las locuras de cuatro chiflados poderosos que podrían pagar más empleados y aliviar las tareas de los demás. Simplemente no les da la gana de hacerlo. No somos aleatorios ni caprichosos. Vamos a por los casos que son vox populi. Estudiamos los beneficios declarados de las empresas, comprobamos las denuncias que nos llegan y sólo actuamos cuando no hay ninguna duda de que dichas denuncias tienen fundamento.

P. ¿Tienen alguna empresa “enfilada”? ¿Ya saben a por quién van a ir primero?

Sí. Ya se enterarán. Pueden hacerse una idea, Lanzarote no es tan grande.