Opinión / Tribuna Libre

No hay más ciego que el que no quiere ver ni más sordo que le que no quiere oir

Por Iñigo Intxausti Sangroniz. Habitantes de la Isla, me dirijo a todos Vds. para pedirles su ayuda y colaboración, ya que me encuentro triste y desesperada , me llamo Islas Canarias y tengo una hija, Lanzarote, a la cual necesito buscar urgentemente una pareja estable.
por

Habitantes de la Isla, me dirijo a todos Vds. para pedirles su ayuda y colaboración, ya que me encuentro triste y desesperada , me llamo Islas Canarias y tengo una hija, Lanzarote, a la cual necesito buscar urgentemente una pareja estable.

Busco novio para mi hija, en principio seria para una relación que duraría mínimo 4 años, ella se encuentra muy deprimida, asustada, desconfiada y ante todo, se siente muy maltratada. Han sido varias las relaciones que ha tenido durante los últimos 20 años, y en ninguna de ellas ha encontrado la felicidad que te reporta que se preocupen de ti, por que el amor es buscar la felicidad del otro y no, en el otro, sabiendo que mi niña es muy bonita, singular e incluso diferente. No es porque sea su madre pero de todas mis hijas, ella es la que aporta mas cualidades especiales, es mágica, todo ello también fue gracias a uno de sus primeros novios y yo diría que el único, que ha sabido respetarla como se merece, obtener lo mejor de ella, enseñarle valores y hacerle sentirse guapa, querida, en fin, mujer, él, se llamaba Cesar, pero lamentablemente murió en un accidente de trafico y desde su perdida nada volvió a ser igual.

La veían débil, necesitada de cariño y entonces fue cuando todos empezaron a aprovecharse de ella, se ofrecían postulándose como personas serias, que le aportarían lo que toda mujer necesita y espera de un hombre; ternura, cariño, compresión, estabilidad, fidelidad, honestidad, que sea trabajador para encontrar la prosperidad y el bienestar de la familia, pero todo lo que se vendía como provechoso al final resultaba ser como era de esperar:
Solo se preocupaban de sus propios intereses, malgastando los recursos de mi hija para su beneficio, sin ocuparse de ella y abusando de su situación para maltratarla, la pobre se siente insultada, y me pregunta:
“¿Por que mama no me respetan y me tratan así? Hija mía solo te quieren por tu dinero, no ven tus cualidades, ni tus aptitudes, se aprovechan de ti mientras pueden sin importarles tus necesidades, ya sabes como somos las personas, nos anunciamos como los demás quieren que seamos y después cuando realmente los conocemos, nos damos cuenta, que nos hemos equivocado, pero ya es demasiado tarde.”

Dicho esto me gustaría que no se ofrecieran candidatos que carecieran de la sensibilidad que se debe de tener para cortejarla, no quiero!! mas sujetos que se aprovechen de ella, tampoco gente que no tenga ilusión, que sean muy mayores, que hayan cometido delitos, y ante todo y sobretodo que se abstengan de volver a molestarle todos los ex, que insultando nuestra inteligencia vuelven a presentarse predicando que han cambiado, que ahora son mejores personas y que tienen desarrollados otros valores; todo es mentira siguen siendo el mismo hombre con distinta chaqueta y ya estamos hartas de perder el tiempo y de que quieran seguir beneficiándose de nosotras. Ella necesita juventud, frescura y alegría.

De todas formas, yo como madre me siento culpable de todo esto, ella siempre me pregunta mi opinión y yo no he sabido contestarle oportunamente, pero ahora que estoy tan harta y cansada; sufro cuando la veo llorar de pena, pero ya tengo la respuesta, me ha costado pero toca la casualidad que la experiencia de la vida me ha enseñado:
“Hija mía antes de empezar una relación, mira el pasado que han tenido y así, sabrás el futuro que te espera”.