Fernando Marcet Manrique Dentro de unas horas va a consumarse uno de los actos más bochornos acontecidos en la historia de la democracia en Lanzarote. Que ya es decir.
por

Fernando Marcet Manrique

Dentro de unas horas va a consumarse uno de los actos más bochornos acontecidos en la historia de la democracia en Lanzarote. Que ya es decir. PIL y PNL, dos partidos políticos que no merecen llamarse partidos políticos, dos bandas comandadas por individuos que se han servido sin reparo ni vergüenza de la isla que dicen defender, dos formaciones impregnadas hasta el tuétano por la corrupción que apenas empieza a salir a la luz, van a copar importantes cargos institucionales a partir de mañana y hasta el 2011.

Hace un par de semanas dejé aquí mismo mi reflexión sobre la moción de censura desde un punto de vista estratégico. Hoy voy a dar mi opinión personal al respecto.

Pero antes, quisiera enumerar la lista de errores y negligencias cometidas por el Partido Socialista durante estos dos años y medio. No tengo por qué hacerlo, cualquier ciudadano de Lanzarote puede ver que lo que va a pasar mañana apesta de la peor manera sin necesidad de que le acusen por ello de ser un ofuscado socialista o un abducido de Espino. Pero demasiado bien se cómo funcionan las cosas por aquí, la desconfianza (natural, por otro lado, visto lo visto) está a la orden del día, y no quiero que lo que diga luego sea interpretado en clave de “mira este socialista, lo que le fastidia que se bajen los suyos del sillón”. Por otro lado, si yo fuera militante socialista realmente lo de mañana para mí sería motivo de celebración más que de indignación.

Dos años y medio socialistas en el Cabildo. Primer error, llegar al poder coaligándose con el PIL. Un pacto a nivel insular con Coalición Canaria les hubiera permitido entrar en los grupos de gobierno de prácticamente todas los ayuntamientos y Cabildo. Sólo habrían quedado fuera de Yaiza y Arrecife, y en el ayuntamiento capitalino les habría bastado con sumar a los concejales del PP. Ya sabemos que pactar con el PIL fue la estrategia desde el principio. Se utilizaron los medios afines para vender a los electores la moto de que el PIL con Dimas en la cárcel era un partido renovado y que los malos malísimos de la película eran Inés Rojas y compañía. Pueden tener la excusa de que sólo hasta que la Operación Unión saltó se supo hasta qué punto el PIL era un partido corrupto, pero no nos engañemos. Dimas y el PIL siempre han sido la misma cosa, lo uno espejo de lo otro. Y en el 2007 ya sabíamos todos que Dimas es un delincuente reincidente. Luego el PIL…

Así pues, primer error, pactar con el PIL. Consiguen las dos joyas de la corona, presidencia del Cabildo y alcaldía de la capital, precisamente las dos instituciones en las que más trabajo había por hacer y en las que más se notaría si había una idea, un proyecto de isla que nos ilusianara a todos. ¿Resultado? A la vista está. Arrecife sigue siendo un lugar tan caótico como el que era hace dos años y medio. Sí, se elaboró un Plan de barrios, se esbozó una buena idea llamada “Arrecife amable”, pero todo se quedó a medio empezar o ni siquiera empezado. Dar un paseo por las calles de Arrecife hoy es un acto tan descorazonador como lo era hace un par de años. ¿Tanto habría costado encalar todas esas casas en ruinas, adecentar todas esas aceras, dar otro aspecto a la ciudad? No habría hecho falta mucho dinero, sólo un poco de ímpetu, un poco de ganas y de sangre, un poco de energía y de voluntad para implicar a los ciudadanos en un proyecto común. Ganas, energía, ímpetu… justo todo lo que hemos echado en falta a Enrique Pérez como alcalde. El Charco sigue siendo un estanque sucio y maloliente. La Rocar sigue avegonzando a cuantos pasan por ahí cada día. El Lomo y Valterra siguen siendo dos barrios semiderruidos. Argana Alta sigue abandonada a su suerte. Tardaron una eternidad en revocar el Plan General de Isabel, y cuando lo hicieron fueron a dejar el nuevo en manos de un preso. En fin, un desastre. Ni siquiera la gestión de rutinas pasa del aprobado.

En cuanto al Cabildo, ¿qué decir? Quitando la enconada lucha contra los hoteles ilegales, que se demostró acertada en cuanto a que en el sur se estaban cometiendo una serie de chanchullos que el Cabildo no podía consentir, quitando eso, ¿qué otra iniciativa o proyecto interesante podemos resaltar del mandato de Manuela Armas? Muy poquita cosa, la verdad. Mucho estudio, mucha sostenibilidad de boquilla, pero concreciones las justas. Seguimos a la cola de la cola en uso de energías alternativas; seguimos con un sector primario abandonado y desincentivado. Seguimos con un muy deficiente sistema de reciclado de basura.

Un ejemplo de la desidia cabildicia: Todavía no tenemos mercado insular, cuando los agricultores de la isla se pelean para entrar en cualquier iniciativa de este tipo que se plantea. ¿Cuáles son las excusas? No hay excusas. El problema ha sido el mismo que en el ayuntamiento de Arrecife. Falta de liderazgo. Pero liderazgo no entendido como alguien que manda y ordena mucho, sino como alguien capaz de coordinar equipos, motivarlos, empujarlos, espolearlos. Liderazgo entendido como esa energía que algunas personas son capaces de transmitir para hacer que las cosas se muevan ágiles, que haya un ritmo, una ilusión, unas ganas por sacar adelante proyectos. Ese liderazgo es el que ha faltado. La sensación ha sido de desidia, de apatía, de falta de carácter, de dejar pasar el tiempo, de ir sacando estudios y nimiedades a cuentagotas. Y quien me conoce sabe que no digo esto porque necesite enumerar faltas de los socialistas para quedar bien. No funciono así. Saben los dioses que si no fuera por la desvergüenza de un pacto que entrega media isla a dos formaciones deshonestas como pocas, me alegraría enormemente porque sacaran a los socialistas de unos sillones que en estos dos años y medio no han demostrado merecer.

Pero ese pacto lo cambia todo. Ese pacto hace bueno todo lo malo que hayan podido hacer los socialistas durante este tiempo. Toda su apatía y toda lo anteriormente enumerado queda en mera anécdota cuando de lo que estamos hablando es de que dos formaciones supuestamente legales, como son CC y PP, están dispuestas nada menos que a entregar en bandeja de plata fundamentales departamentos de la administración a dos bandas demostradamente dañinas. Esas son palabras mayores.

Una cosa es ser un inútil o un incompetente y otra muy diferente ser un mafioso o un tipo sin escrúpulos al que no le importa llegar a acuerdos con mafiosos. Lo primero es grave, lo segundo es aniquilador.

CC y PP, con su pacto, están legitimando a dos partidos políticos que deberían haber sido objeto de una marginación general. Están diciéndonos a todos que la corrupción no importa. Berlusconicemos Lanzarote, pasemos de todo. Y mientras, la gente mirando, como si tal cosa. ¿Que los socialistas lo han hecho mal? ¿Y qué? ¿Por eso vamos a dejar que una panda de maleantes dirija nuestras instituciones? Venga anda…

PNL todavía no ha sido capaz de emitir un sólo comunicado que les desmarque como formación de los actos de su vicepresidente. Pero es que si lo hicieran daría igual. El PIL suspendió de militancia a regañadientes a sus imputados, pero todos sabemos lo que hay. Y lo que hay es que Dimas sigue siendo quien corta el bacalao. No son dos partidos políticos que merezcan ser tratados como partidos políticos normales y corrientes. No lo son.

Con esta decisión PP y CC me han demostrado, al menos a mí, que son dos grupos en los que no se puede confiar. Como digo, han convertido en bueno todo lo malo socialista. Y ya es difícil. Ya es triste. Ya es acojonante.

¿Qué te parece el artículo?

[starratingmulti id=6 tpl=43]