Es más caro en Gran Canaria que en Madrid, y más barato en Gran Canaria que en Lanzarote.

Verdades y mentiras sobre el LIDL

Comparamos precios de la misma marca en Madrid, Gran Canaria y Lanzarote. Además, acabamos con la leyenda urbana que dice que lidl abrió en Canarias dejando de ser supermercado de descuento duro.
por

La llegada de Lidl a Lanzarote ha supuesto una pequeña gran revolución para la isla. A juzgar por las colas que todavía hoy podían verse en la entrada del supermercado, pocos habrán sido los lanzaroteños que no se hayan pasado por allí, aunque sea por curiosidad. Y como es natural, la gente ha empezado a hablar, divulgando todo tipo de teorías acerca del establecimiento. Nosotros hemos querido investigar qué hay de verdad en algunas de estas teorías, acudiendo a datos y fuentes completamente objetivos, como es la ley de Comercio de Canarias o los mismos catálagos que el lidl tiene en tres lugares tan dispares como Madrid, Gran Canaria y Lanzarote. A continuación tienen las conclusiones.

¿Es verdad que Lidl pudo abrir en Canarias renunciando a ser un establecimiento de descuento duro?

Rotundamente falso. Quienes esto mantienen se basan en la ley de Comercio vigente hasta el año 2009, cuando fue sustituída por la que hoy tenemos en Canarias. En la anterior ley, efectivamente, se hacía referencia explícita a los establecimientos de descuento duro, estableciendo los siguiente criterios para distinguir lo que era un supermercado de descuento duro y lo que no:

1. A los efectos de obtención de licencia comercial específica, prevista en el artículo 1 de esta Ley, se consideran:

1. Establecimientos comerciales de descuento duro, aquellos establecimientos destinados a la venta al por menor de productos de alta frecuencia de compra y consumo generalizado en los que más del 30% de los artículos ofertados se identifiquen mediante marcas comerciales propiedad del titular del negocio establecido en el establecimiento comercial o de personas físicas o jurídicas pertenecientes al mismo grupo de empresas, y que, además, reúnan al menos dos de las siguientes características:

a. Que tenga una superficie de venta superior a 400 m².
b. Que más del 50% de los artículos ofertados se expongan en el propio soporte de transporte.
c. Que las bolsas donde se empaqueten los artículos vendidos tengan un precio específico.
d. Que oferten al público menos de mil referencias de artículos.
e. Que la superficie de venta esté dedicada, en su totalidad, a la venta en régimen de autoservicio.

Como puede verse, los criterios eran un tanto peregrinos, como ya denunciamos en su día. No se hace mención ninguna a los precios, pues habría sido imposible, sino que se habla de cosas como que las bolsas se vendan o que tengan más de un 30 por ciento de marcas propias. Fruto de esto, se especuló que lidl para poder abrir en Canarias iba a renunciar a vender sus bolsas de plástico o que no venderían tantos productos propios. En este artículo lo encontramos expresado tal cual. Publicado un año antes de que la mencionada ley de comercio fuera derogada por la actual, dicho artículo afirma con rotundidad que Lidl abrirá en Canarias sin vender sus bolsas de plástico, dando por sentado que han llegado a un acuerdo con el Gobierno de Canarias para adaptarse a la ley y abrir sin ser lo que son en el resto de Europa. De hecho, cualquiera que se acerque al Lidl en Lanzarote verá cómo cobran las bolsas igual que en el resto de sus tiendas.

Como decimos, a finales del año 2009 entró en vigor la nueva ley de comercio, que deroga la anterior. En esta nueva ley ya no se hace mención alguna a superficies de descuento duro. No hay ningún criterio que distinga lo que es un supermercado de descuento duro de lo que no lo es y por tanto no se les exige nada en especial respecto a cualquier otro supermercado. Así pues, si Lidl es más caro en Canarias que en la península no se debe, ni mucho menos, a que aquí no sean lo que se conoce como establecimiento de descuento duro, sino por otras razones.

¿Es más caro Lidl en Canarias que en la península? ¿Es más caro en Lanzarote que, por ejemplo, en Gran Canaria?

Definitivamente, la respuesta a ambas preguntas es sí. Para demostrarlo simplemente vamos a copiar aquí fotos extraídas de los catálogos de Lidl en Madrid, Gran Canaria y Lanzarote.

Catálogo Lidl Madrid (sección gourmet -18 de Marzo del 2010)

Catálogo Lidl Gran Canaria (sección gourmet -18 de Marzo del 2010)

Catálogo Lidl Lanzarote (sección gourmet -18 de Marzo del 2010)

Desgraciadamente el catálogo online de Lidl no tiene demasiados productos, pero al menos como referencia la sección gourmet nos viene bien. Como puede verse, no todos los productos están más caros aquí (las habitas fritas baby, por ejemplo, valen 2,49 en los tres sitios). Pero muchos sí. Especial mención merece el jamón ibérico, que aunque en Madrid y Gran Canaria mantienen el mismo precio 3,99, en Lanzarote en cambio sube nada menos que un euro para valer 4,99. El resto, la mayoría sube unos céntimos en Gran Canaria respecto a Madrid y otros céntimos más de Gran Canaria a Lanzarote.

Una vez sabido esto, la pregunta del millón sería. ¿Obedece el aumento de precios única y exclusivamente al transporte? Resulta muy complicado contestar esta pregunta, porque para ello habría que tener todo el catálogo de productos con sus respectivos precios. Está claro que no se puede hacer el cálculo sólo con el jamón ibérico, por ejemplo, porque entonces concluiríamos que el coste del transporte entre península, pasando por Tenerife, hasta Gran Canaria es de cero euros. Haría falta conocer el tipo de contrato que la naviera tiene con Lidl, el coste total del cargamento completo y el criterio que utilizan ellos para amortizar dicho coste. A qué productos le suben el precio, etc…

Nuestra sensación subjetiva a falta de un estudio a fondo que no tenemos los medios para realizar (correspondería al Cabildo proteger los derechos de los consumidores de la isla a través de la consejería supuestamente dedicada a tales menesteres) es que, en efecto, el transporte es un factor que encarece el precio tanto en lo que respecta a Gran Canaria, como en lo que respecta a Lanzarote. Pero también nos inclinamos a pensar que hay otro punto importante a tener en cuenta, y es que la falta de competencia existente en Lanzarote permite al Lidl poner precios más elevados en la isla sabiendo que, a pesar de todo, las colas en su puerta van a ser constantes.