Gobiernos y medios tradicionales, cada vez menos creíbles

8 minutos de lectura

Fernando M. M. La Asomada

Gripe A

La Gripe A levantó la liebre. Cientos de miles de personas, hasta entonces ajenas a teorías conspiranoicas de cualquier índole, por primera vez empezaron a coquetear con este tipo de información.  Vídeos como el de la monja Teresa Forcades, denunciando el más que presunto complot perpetrado únicamente para vender millones de dosis de vacunas, se propagaron como la espuma. Medios main stream, tipo El País, se vieron incluso obligados a publicar reportajes defendiendo la versión oficial, cosa hasta ese momento insólita. Las conspiraciones durante lustros habían sido asuntos relegados a programas de misterio. Mero entretenimiento, ubicadas en la misma categoría temática que las historias de fantasmas, los ovnis o las psicofonías. Pero de pronto mucha gente advirtió que, después de todo, sí que era posible que en las más altas esferas algo, si no mucho, oliera a putrefacto. Sensación que aumentó cuando nos percatamos que la Gripe A, con sus grandes y alarmantes titulares , quedó en nada, teniéndose que desechar las millones de dosis que previamente habíamos comprado (con dinero público) a las dos únicas farmacéuticas que las producían.

[quote]

Wikileaks

Esto sucedía a finales del 2009. La edad de oro de la conspiración (del descubrimiento de las conspiraciones, en realidad) había empezado. Pocos meses después, llegó Wikileaks. Montañas de filtraciones que evidenciaban, entre otras cosas, la enorme distancia que a menudo existe entre lo que los mandatarios del mundo dicen a quienes supuestamente representan y lo que en realidad piensan, conversan o acuerdan privadamente. ¿Para quién trabajan los jefes de Estado y ministros? ¿A quién se deben? Preguntas que siempre habían estado en el aire y que tanto la Gripe A como Wikileaks acabaron por bajar definitivamente a tierra, popularizándolas.

Crisis económica

Mientras tanto, la crisis económica seguía haciendo estragos. Una crisis originada por entidades financieras controladas por otras entidades que se debían a ellas hurgaba en la herida con malsana saña. Especialmente cuando los políticos, en vez de meter mano a los tiburones de wall street que la habían ocasionado o a los paraísos fiscales que sirven para evadir fortunas gigantescas, se dedicaron a recortar derechos ciudadanos y a forzar rescates que hipotecarán el futuro de naciones enteras durante décadas. ¿Para quién están trabajando? ¿A quienes se deben? Las mismas preguntas, repetidas cada vez con más fuerza y rabia.

Corrupción

¿Y a escala micro? ¿Qué decir de la corrupción inherente a prácticamente todos los gobiernos regionales y provinciales, al menos en España? Decenas de tejemanejes y chanchullos, perpetrados por políticos adscritos a prácticamente todos los partidos con responsabilidad de gobierno, desde el municipal hasta el regional, no hacen sino acrecentar entre la ciudadanía la sensación de que se nos engaña sistemáticamente. Y se nos engaña a través de los medios tradicionalmente utilizados para contarnos sus versiones oficiales. De modo que la crisis de credibilidad, fundada, que padecen los gobiernos del mundo, es también una crisis extensible a los medios de comunicación convencionales, los de toda la vida. Lo cual queda de manifiesto a poco que abren los comentarios en sus versiones digitales.

Revueltas de Oriente Medio

Gripe A, Wikileaks, crisis económica, corrupción local… factores determinantes a la hora de minar la ingenuidad del más crédulo. Pero las revueltas en Oriente Medio también nos han mostrado lo poco que se puede confiar en el criterio de nuestros gobernantes, sean del signo que sean. Hoy se sacan la foto con el dictador de turno y mañana le declaran la guerra por razones humanitarias que casi todo el mundo percibe supeditadas a los recursos energéticos de la zona.

Afirman haber matado a Bin Laden

Y, a todo esto, llega el anuncio de la muerte de Bin Laden. Los medios main stream, sin excepción, dan por buena la versión oficial estadounidense. El terrorista más buscado de todos los tiempos es eliminado mientras estaba en su casa. Y se le arroja al mar. No hay fotos, no hay pruebas más allá de la palabra de unos gobernantes que han demostrado tantas veces haber faltado a la verdad. Y estos mismos medios, que transmiten fielmente las verdades oficiales, ni siquiera mencionan hechos tan importantes como que una primera ministra paquistaní (país clave en todo esto) anunció la muerte de Bin Laden hace ya algunos años, siendo asesinada sólo un mes después de haber hecho tales declaraciones. Lo obvian completamente.

La gente se rebela

Pero la gente se está rebelando. En los comentarios de todos y cada uno de los medios que los admite, bulle el mismo mensaje, expresado de distintas formas: «no nos creemos nada». Y, ciertamente, razones hay para no creérselo. Ellos, los medios oficiales, se hallan en una posición sumamente incómoda. Se alimentan de versiones oficiales y a su vez alimentan con ellas a sus lectores. Pero sus lectores cada vez recelan más de tales versiones. En el futuro, viendo la que les viene encima, podrán cerrar los comentarios, o censurar salvajemente, pero con ello lo único que conseguirán será obligar a los lectores a buscar otras fuentes de información, en las que se les deje opinar. Ahora todo el mundo quiere poder opinar. Se nos ha acostumbrado a ello, y no vamos a renunciar. Por eso, los medios main stream están ante una encrucijada que sólo admite dos posibles salidas: O siguen dando pábulo a las versiones oficiales, enfrentándose con ello al sentir general; o empiezan a poner en duda todas y cada una de las informaciones que les llegan de fuentes oficiales, como la mayoría ya estamos haciendo. La elección, si es que la tienen, es suya.

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

171 Comentarios

  1. These coactivators bind to ER when it is liganded with an estrogen agonist, but not when it is liganded with an estrogen antagonist proscar no script The choice of Exforge as initial therapy for hypertension should be based on an assessment of potential benefits and risks including whether the patient is likely to tolerate the lowest dose of Exforge

  2. Thanks for finally writing about > RDC : se déclarant nouveau président de laRépublique ,Ne Muanda Nsemi demande à Kabila de quitter le pays endéans 72h – Africa24sur24 hoodia effect

  3. I’d like , please biovea.com melatonin «We eat too much. We drink too much. We don’t save enough. I think the difference in the case of savings is that I think we can fix it. By making it easier to spend less and save more,» he said.  

  4. After I initially left a comment I appear to have clicked the -Notify me when new comments are added- checkbox and now each time a comment is added I get 4 emails with the same comment. Is there a means you can remove me from that service? Cheers!

  5. Rule number one for your social media traffic generation, though, is your video will be worth visiting. The purpose as soon as i’ve is to reveal to you helpful tips to become more YouTube views and subscribers.

  6. I’m truly enjoying the design and layout of your blog.It’s a very easy on the eyes which makes it much morepleasant for me to come here and visit more often. Did you hire out a developer to create your theme?Great work!

  7. What’s Happening i’m new to this, I stumbled upon this I’ve discovered It positively helpful and it has aided me out loads. I’m hoping to give a contribution & help other users like its helped me. Great job.

  8. I’d like to thank you for the efforts you’ve put in penning this blog. I really hope to see the same high-grade content from you later on as well. In truth, your creative writing abilities has encouraged me to get my own, personal blog now

  9. Having read this I believed it was really informative. I appreciate you taking the time and effort to put this content together. I once again find myself spending a lot of time both reading and leaving comments. But so what, it was still worth it!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Historia anterior

¿Qué hacer en un parque?

Historia siguiente

EE.UU. reconoce sin sonrojos que usó la tortura para encontrar a Bin Laden

Lo último de Blog