Oler para leer

1 minuto de lectura

 No hay duda de que los olores evocan recuerdos y sensaciones. Hace unos días lo comprobaba en un taller para enfermos de Alzheimer llamado “Gastronomía para la memoria” y que  consiste en utilizar las recetas para comerle terreno al olvido. A través de los sentidos, especialmente el olfato, regresaban a sus mentes reminiscencias de algún momento en el que ese olor estuvo presente en sus vidas. Esta misma semana también me han hablado del proyecto de un artista y diseñador, ya fallecido, Tobias Wong,  al que se le ocurrió crear una vela con el olor a la tinta de imprenta del diario “The New York Times”. Sin saber cómo huele me han venido a la memoria muchos momentos en los que el olor a periódico ha marcado mi vida y ha confeccionado una cadena de recuerdos muy variados de lugares, situaciones y personas que están impresas en mí. Especialmente, recuerdo que los domingos tienen un olor a ritual de periódico que hace indiscutible la bondad del proyecto de Tobias, porque no solo se trata de un olor familiar y que personalmente me agrada, sino que creo que es capaz de provocar un impulso inmediato de querer ponerse a leer.

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Historia anterior

Juguetes niñera

Historia siguiente

Otro dinero es posible

Lo último de Blog