Políticos 2.0

3 minutos de lectura

Es comprobable que los políticos tienen una extraña actitud en las redes sociales. Digamos que tienen una insólita frescura que no suelen mostrar en una rueda de prensa o en una entrevista con el periodista. En las redes sociales se despojan de protocolo y en ocasiones de esa prudencia que les hace inaccesibles, misteriosos o impopulares. Me gusta una expresión que he leído a respecto de este tema: “Los políticos blanquean sus pensamientos en las redes sociales”. Entre las curiosidades destaco que se sientan más libres, incluso para escribir comentarios sobre su vida privada, ante una masa heterogénea y anónima que contesta en 140 caracteres con el mismo ímpetu que unos políticos que hablan de tú a tú y supuestamente sin intermediarios. El último dirigente twittero que hablará sobre economía y empleo es el presidente de los EE.UU, Barak Obama, que se incorpora a esta modalidad de atalaya virtual a través de Townhall @The White House. Se suele decir que en política una mala frase puede tener graves repercusiones y minar la reputación de quien la expresa, pero parece que pocos se resisten a tener la notoriedad que aportan las redes sociales, aunque se ponga en riesgo su imagen. Por su parte, muchos usuarios creen que se tiene más cercanía con el político, o éste es más transparente a través de estos medios de difusión. También hay quien piensa que los políticos en su afán oportunista acaban desvirtuando estos canales, porque no se contribuye a que haya mejores relaciones sociales, sino un superficial contacto muchas veces provocado por la necesidad del político de expandir un mensaje. Los políticos creen ver en las redes sociales un talismán para sus campañas, porque los internautas son, además de posibles votantes, perfectos propagadores virales. Desde que Barak Obama convirtiera internet en el eje de su campaña electoral en 2008 se espera que la política 2.0 se globalice. Evidentemente, lo esencial es que la frescura, que muestran ahora los que se han entusiasmado con las redes sociales, no se pierda por las exigencia del guión y que verdaderamente se atienda a las sugerencias de los ciudadanos que encuentran en esta vía una forma de hacerse notar más allá de las urnas.

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Historia anterior

El mundo de la ciencia firma un manifiesto contra la obra de Chillida en Tindaya

Historia siguiente

Foto Optimist

Lo último de Blog