Se buscan abnegados para gobernar Lanzarote

4 minutos de lectura

Estoy leyendo la trilogía «Divergentes» y en ella aparece un concepto que me ha resultado lo bastante interesante como para escribir este artículo. En un mundo postapocalíptico la humanidad superviviente decide organizarse a partir de 5 facciones, cada una en contraposición a las debilidades que, según ellos, resultaron fatales en su día: Osadía, Cordialidad, Erudición, Verdad y Abnegación. El punto interesante al que me refería es el siguiente: Y es que, de entre las cinco facciones, deciden entregar el poder político, de forma permanente, a los abnegados.

No a los más eruditos, no a los más cordiales, no a los más valientes, no a los más sinceros… a los abnegados.

Es solo una novela, lo sé, pero creo que no está mal pensado en absoluto.

Los abnegados anteponen siempre el bienestar ajeno al propio. Incluso si tienen que elegir entre la familia y la generalidad, eligen lo que beneficia al colectivo. Libres de ambición personal, son gestores de lo público ideales en muchos sentidos. Porque resultan incorrompibles, porque asumen la responsabilidad de su tarea con sagrada convicción, porque se ven a sí mismos como parte de un todo más que como individuos.

Probablemente el ejemplo vivo más claro lo tengamos en José Mújica. Pocos líderes como él aglutinan tanto apoyo y admiración. ¿Por qué? Porque transmite esa misma abnegación que algunos desprecian por ser «cosa de curas«. Admiran a Mújica, pero desprecian su significado.

Muchas veces he pensado que lo que hace falta para acabar con la corrupción en Lanzarote es una especie de Eliot Ness. Un tipo o tipa incorrompible al que no le importe jugarse su vida con tal de destruir a la mafia, capo por capo. Ness no era un hombre especialmente religioso, pero tenía una visión sagrada de su misión. Nada le apartaba de lo que tenía que hacer, aun cuando su familia recibiera llamadas de teléfono con amenazas de muerte a diario. Eso es abnegación en su sentido más profundo y puro. Abnegación que raya en la locura incluso, nadie en su sano juicio haría algo así, pero una locura de la que, no obstante, se beneficiaron generaciones y generaciones posteriores.

Aquí en Lanzarote no hace falta ir tan lejos. La mafia local es un poco más civilizada y no amenaza con metralletas. Son más de machacarte a querellas y hablar con cualquiera a quien se le ocurra ofrecerte trabajo. Pero también para eso hace falta cierto sentido de la abnegación. Me pregunto qué pasaría si pusiera un anuncio así en el Estohay: Se buscan abnegados para gobernar Lanzarote. ¿Cuántos aparecerían? Y de esos… ¿cuántos realmente lo serían?

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

112 Comentarios

  1. You really make it seem so easy with your presentation but I find this matter to be actually something which I think I would never understand. It seems too complex and very broad for me. I’m looking forward for your next post, I’ll try to get the hang of it!

  2. Good – I should certainly pronounce, impressed with your website. I had no trouble navigating through all the tabs and related info ended up being truly simple to do to access. I recently found what I hoped for before you know it at all. Reasonably unusual. Is likely to appreciate it for those who add forums or anything, site theme . a tones way for your client to communicate. Excellent task..

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Historia anterior

Se buscan abnegados para gobernar Lanzarote

Historia siguiente

2015, el año de las agrupaciones de electores

Lo último de Blog

Se buscan abnegados para gobernar Lanzarote

4 minutos de lectura

Estoy leyendo la trilogía «Divergentes» y en ella aparece un concepto que me ha resultado lo bastante interesante como para escribir este artículo. En un mundo postapocalíptico la humanidad superviviente decide organizarse a partir de 5 facciones, cada una en contraposición a las debilidades que, según ellos, resultaron fatales en su día: Osadía, Cordialidad, Erudición, Verdad y Abnegación. El punto interesante al que me refería es el siguiente: Y es que de entre las cinco facciones deciden entregar el poder político, de forma permanente, a los abnegados.

No a los más eruditos, no a los más cordiales, no a los más valientes, no a los más sinceros… a los abnegados.

Es solo una novela, lo sé, pero creo que no está mal pensado en absoluto.

Los abnegados anteponen siempre el bienestar ajeno al propio. Incluso si tienen que elegir entre la familia y la generalidad, eligen lo que beneficia al colectivo. Libres de ambición personal, son gestores de lo público ideales en muchos sentidos. Porque resultan incorrompibles, porque asumen la responsabilidad de su tarea con sagrada convicción, porque se ven a sí mismos como parte de un todo más que como individuos.

Probablemente el ejemplo vivo más claro lo tengamos en José Mújica. Pocos líderes como él aglutinan tanto apoyo y admiración. ¿Por qué? Porque transmite esa misma abnegación que algunos desprecian por ser «cosa de curas«. Admiran a Mújica, pero desprecian su significado.

Muchas veces he pensado que lo que hace falta para acabar con la corrupción en Lanzarote es una especie de Eliot Ness. Un tipo o tipa incorrompible al que no le importe jugarse su vida e incluso la vida de aquellos a quienes ama con tal de destruir a la mafia, capo por capo. Ness no era un hombre especialmente religioso, pero tenía una visión sagrada de su misión. Nada le apartaba de lo que tenía que hacer, aun cuando su familia recibiera llamadas de teléfono con amenazas de muerte a diario. Eso es abnegación en su sentido más profundo y puro. Abnegación que raya en la locura incluso, nadie en su sano juicio haría algo así, pero una locura de la que, no obstante, se beneficiaron generaciones y generaciones posteriores.

Aquí en Lanzarote no hace falta ir tan lejos. La mafia local es un poco más civilizada y no amenaza con metralletas. Son más de machacarte a querellas y hablar con cualquiera a quien se le ocurra ofrecerte trabajo. Pero también para eso hace falta cierto sentido de la abnegación. Me pregunto qué pasaría si pusiera un anuncio así en el Estohay: Se buscan abnegados para gobernar Lanzarote. ¿Cuántos aparecerían? Y de esos… ¿cuántos realmente serían abnegados?

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Historia anterior

La Audiencia Provincial confirma el archivo de la causa contra Lanzarotelandia

Historia siguiente

Se buscan abnegados para gobernar Lanzarote

Lo último de Blog