Taxistas contra Lanzarote

4 minutos de lectura

Siempre se ha dicho que en Lanzarote el sector del taxi tiene un poder exagerado. Que son una especie de mafia con distintos clanes (asociaciones) que pelean en manada por su territorio, capaces de presionar hasta el límite a cualquier político que ose tomar una medida que les perjudique lo más mínimo… aunque beneficie al resto de lanzaroteños. Se ha dicho que si el transporte público de la isla siempre ha sido tan malo es por su culpa, porque no les interesa que haya horarios de guaguas en las paradas, ni que estos se cumplan.

Lo que está pasando estos días con la negativa de los taxistas a que se implante el sistema Auriga, viene a confirmar que tales habladurías no van muy desencaminadas.

Ya vimos hace unas semanas cómo el Ayuntamiento de Teguise pagó una pasta a los taxistas para que trajeran de gratis a los turistas de Coste Teguise a La Villa. Ahora a los de Tías, Yaiza y San Bartolomé no les interesa que en la isla haya un sistema integral que trate con el mismo rasero a todos los taxistas de la isla. Normal que no les interese, puesto que los taxistas de estos tres municipios se reparten el jugoso pastel del aeropuerto y el turismo que se mueve por el sur de la isla.

De ahí que fueran absolutamente incapaces de ponerse de acuerdo cuando se les pidió que formaran una gestora para el sistema Auriga. Fue entonces cuando el Cabildo decidió sacar a concurso la gestión de la central insular del sistema. Los taxistas finalmente presentaron un par de candidaturas de última hora, pero una empresa les ganó la mano.

Ahora pretenden romper la baraja, con la complicidad de los típicos políticos peleles que se dejan amedrentar fácilmente. Si se salen con la suya, los taxis seguirán funcionando bajo el control de sus respectivos clanes, en una suerte de «ley de la selva» que condena a muchos a ganar miserias mientras unos pocos privilegiados se siguen repartiendo lo gordo.

El sistema Auriga ha supuesto ya una inversión para el Cabildo (o sea, para nosotros los contribuyentes) de casi medio millón de euros y si los Ayuntamientos se echan ahora para atrás por culpa de estas presiones caerán indemnizaciones que también habremos de pagar los mendas. Con todo, si el sistema Auriga se echa para atrás lo más grave no será eso, sino que tanto los turistas como los ciudadanos en general saldremos perdiendo. Seguiremos teniendo que soportar las arbitrarias costumbres de una gente que lo mismo te deja el aeropuerto sin taxi alguno o te sube las tarifas según les viene en gana o te tienen media hora esperando para recogerte en Argana Alta.

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

Historia anterior

Historia siguiente

El Cabildo pretende que el Pto. de Las Palmas siga con la costa de Arrecife

Lo último de Blog