3 minutos de lectura

Plantaron sus hoteles donde no les estaba permitido, infringiendo normas que la mayoría de nosotros no podría soñar siquiera con saltarse jamás, y para hacerlo enriquecieron a políticos que nosotros votamos. Ocuparon nuestras playas, nos robaron nuestros paisajes naturales… y ahora Pedro San Ginés, teórico máximo representante de todos los lanzaroteños, dice que eso no va con nosotros, que no es nuestro problema. Tal vez no sea un problema mayor que tenerlo a él presidiendo el Cabildo, junto al resto de su tropa, pero lo de los hoteles ilegales es una ecuación que hay que resolver como sea.

Yo creo que casi todos nos damos perfecta cuenta de que el derribo de los hoteles no es una solución realista. Más que nada porque nuestras instituciones no tienen dinero para ello. El gobierno central, que sí podría sufragar tamaño dispendio, hace tiempo que se desentendió del tema, y nada invita a pensar que vaya a cambiar de idea.

[quote]

Así que casi todas las soluciones realistas pasan por aquello que llaman «compensar el interés general». ¿Y qué es eso? Bueno, normalmente se entiende por ello que los propietarios de los hoteles cedan suelo que posean en otros lugares o que se comprometan a renunciar a un número determinado de camas que ya tenían proyectadas. Muy poco, la verdad.

¿En qué compensa tal cosa a una familia de Arrecife que haya acatado siempre las normas, que viva modestamente y se encuentre con que ya no puede pasar su fin de semana en aquella playa tranquila, hoy repleta de mamotretos llenos de guiris? En nada. A la mayoría de lanzaroteños, que los infractores de nuestras reglas de convivencia paguen con suelo o con camas no nos beneficia en nada. Ni frío, ni calor.

¿Pero si se obligara a esos hoteles a tener unos precios realmente bajos para residentes? Yo creo que eso sí sería interesante. ¿Un fin de semana por 10 o 20 euros la noche en lugar de los 70 o 90 que cuesta normalmente? Pues por ahí seguramente los hoteleros se ganarían la simpatía y el perdón general, que buena falta les hace. Ustedes se pasaron por el forro las leyes de todos, compénsenos. Pero compénsenos de verdad, con algo tangible y que todos los lanzaroteños podamos disfrutar. ¿Por qué no? Dicha medida podría combinarse con las otras más convencionales, se podría llegar a algún acuerdo…, pienso que vale la pena discutirlo.

Espacio para la información libre y comprometida en torno a Lanzarote y lo que nos rodea y afecta. Sin la certeza de poseer la verdad, siempre abiertos a otros puntos de vista. Envíanos tus escritos a lanzarotelandia@gmail.com

Historia anterior

Las respuestas que nos debe Carlos Espino

Historia siguiente

Club de lectores de Canarias Ahora: Pagar por opinar

Lo último de Blog